En Barcelona tendrás muchos sitios dónde poder tomar una cerveza artesana. Pero ninguno puede presumir de tener 40 tiradores y tener su propia fábrica de cerveza artesanal a 2 pasos de la misma cervecería. Tan solo por estas peculiaridades ya merece la pena hacer una visita. Si a esto le sumas que puedes disfrutar de cervezas de mucha calidad, buena comida, buen ambiente y buen servicio…la visita es obligada.

Un poco de historia…

Justo enfrente de la cervecería encontrarás un abrevadero, que es dónde los caballos iban a saciar su sed. Mientras, los jornaleros (básicamente arrieros y carreteros) que pasaban por la calle que antaño era un eje industrial, aprovechaban también para descansar en las tabernas propias de la época.

Más tarde, ya en el s.XX un restaurante se apropió de dicho nombre y abrió las puertas como el restaurante Abrevadero, que llegó a ser uno de los mejores restaurantes de la época. Pero con la decadencia en los años cincuenta, la calle perdió encanto y poco a poco fue también en declive cerrando sus puertas finalmente a principios del s.XXI.

Fue finalmente para el año 2015 que tras una modesta apertura del restaurante (2012) y en colaboración con el ICA (Instituto de la Cerveza Artesana) se creó el abirradero y sigue abierto y en auge hasta el día de hoy.

Fábrica de Cerveza Artesanal en Barcelona

Después de este pequeño flashback en el tiempo volverás a abrir los ojos y te podrás visitar la fábrica de cerveza artesanal dónde ellos elaboran sus propias cervezas. 10 metros de separación entre la cervecería y la fábrica hacen que la frescura y la calidad de las cervezas sea siempre excelente. De hecho tienen 40 tiradores y 20 cervezas son elaboradas por ellos mismos.

En la visita que nos hizo muy amablemente Roberto, nos estuvo enseñando todo el proceso de fabricación de las cervezas. Desde el proceso de selección de maltas, lúpulo y levadura hasta la fermentación de la misma. Incluso pudimos probar la malta y el centeno en su estado puro para que notemos el sabor y olor de los ingredientes.

Pudimos visitar también la zona dónde se realizan los cursos cerveceros.

Finalmente pudimos hacer una mini cata de una cerveza que se estaba elaborando y ya era apta para el consumo. Simplemente genial.

Bar de tapas y Restaurante con cerveza artesana

Finalizando el tour de cerveza artesana, subimos al restaurante a catar las cervezas y degustar los platos. Si bien el local al entrar parece pequeñito, tiene espacio suficiente para acoger grupos de amigos y mucha más gente en la barra.

Sin duda, tratan con cariño no tan solo cada una de sus cervezas, sino también toda la comida que sirvieron. Pedimos unos calamares para probar y luego cada uno fue pidiendo la hamburguesa o frankfurt que más le apetecía.

Personalmente, me quedé enamorado tanto de la hamburguesa de pollo como de la cerveza IPAralel. Pero no dejéis de probar otras variedades, tanto mis amigos como yo pudimos catar varias cervezas y de la que más nos gustó nos pedimos una pinta.

Todo estuvo buenísimo, tan solo hubo una cosa que no me gustó y es que teníamos prisa por marchar y no pudimos degustar los postres, ni las stouts… así que ¡Toca hacer otra visita dentro de poco!

Rate this post
Resumen
Visita a la fábrica de Cerveza Artesanal y Bar de Tapas "Abirradero"
Artículo
Visita a la fábrica de Cerveza Artesanal y Bar de Tapas "Abirradero"
Descripción
En Barcelona tendrás muchos sitios dónde poder tomar una cerveza artesana. Pero ninguno puede presumir de tener 40 tiradores y tener su propia fábrica de cerveza artesanal a 2 pasos de la misma cervecería. Tan solo por estas peculiaridades ya merece la pena hacer una visita. Si a esto le sumas que puedes disfrutar de cervezas de mucha calidad, buena comida, buen ambiente y buen servicio...la visita es obligada. 
Autor
Publica:
Blog de Cerveza Artesanal
Logo